Kieri Yuit∔arikayari (La música mágica del árbol de viento)

Aquí la lectura que realizará Tolín Ayala Galavíz representante del estado de Jalisco en el Encuentro Nacional de Niños Lectores en Lengua Materna 2012, en Puebla. Evento que se transmitirá por  www.salasdelectura.conaculta.gob.mx

Tolín es originario de Nueva Colonia y San Andrés Cohamiata, Mezquitic, Jalisco, y participará con la lectura “Kieki Yuitarikayari (La música mágica del árbol de viento)“. Todos los integrantes de Salas de Lectura en Jalisco le deseamos un buen viaje y lo felicitamos por representar nuestra comunidad diversa ante todo el país: Nuestro corazón a través de tu lengua.

Kieri yuitƗarikayari

Xewit∔ ‘uki kwinie m∔ti nake xaweri, m∔waruti ‘eniwa kai yu ‘iwama mete ‘uti yuit∔wa kai memuti kwika  kai xaweri, kanari tsie ‘ix∔arapa ti yuk∔ h∔awet∔: “Hakewa mepe yuti ‘∔kit∔a”.

‘Arike tiu ‘enaxa kieri ti tewat∔ tiyu ‘∔kit∔wa kai yu naime xaweri tsie.

‘Uki xaweri muta wewi kariuxa mutuxak∔, me t∔a ‘aitá kieri me werekai tsie. Muwa meyuku hayewax∔ t∔kari k∔ manuti makix∔ ‘aitsie t∔kari hix∔apa manuta nierix∔ tewa xaweri ma yuane kai.

M∔k∔ ts∔ kieri tewiyari me taine tiu ‘erieka yuta mait∔ ‘uyeikat∔ m∔ka haimakak∔. Ya  m∔reu terix∔ ma ‘eni∔ri∔k∔ kai huurawa xaweri, meka kuxime kai kieri tewiyari miku tawait∔wa kai m∔tiuku xawat∔re kai ‘em∔ka net∔yeika kai meyu yeh∔a kai, yu         hein∔tsita m∔tiu nierix∔ ‘uká tsiti ‘∔imari kame mu xei me h∔awe kai.

M∔k∔  menuku wei m∔ka henuku ‘axix∔ ‘arike manuka nakix∔ xeime ‘ukiratsi ti yuit∔a kame xaweri tsie.

–Niwa ne hats∔a—mita ‘ini ‘ukiratsi— teute kuani papa tuxame. Ne wakerutsita muwa ne meka.

‘Uki ‘∔t∔mana me t∔a me ‘uts∔nar∔ met∔a tetexi tsie ‘aite tsie me ‘uku hut∔. Memu ‘ax∔a k∔ye tuutu yat∔ manuwe tsie mu were kai ‘aitsie.

—Wa∔kawa ti ‘uxame tsie— ‘ukiratsi tik∔ h∔awe—.

‘Ik∔ kanine ki t∔ni ‘auxuwi me tutu kenaka pini kieri tuutuyari.

‘Uki tuutu mana pí: “kieri ne’i yurieni hait∔ m∔tiuque”.

—Ke neuka yetsa ‘a xaweri tsie— tik∔ h∔awet∔ ‘ukiratsi m∔pa∔ ‘aix∔a pem∔ti∔            n∔awani k∔ tewa ma ‘eni∔ri∔ ‘ik∔xeime me matsita n∔awirieni kwikari ‘ek∔ pemika ‘∔na a ‘iyari tsie, ‘arike pemika yuit∔ani ‘a kie peheta ‘ame, “nemkati yuit∔awe”, tiyu h∔awix∔ ‘ukí.

— Ne nematsiti ‘∔kit∔ani—tiku h∔awet∔ ‘ukiratsi—-; ‘ik∔k∔ naukame k∔ ‘a ‘ it∔wame te ‘a mama ‘a ‘uta miemete k∔ xaweri k∔ipi t∔a pe ‘awiet∔ pemi p∔ná wiwieri teya peiku yuit∔wa t∔ tupiyari a tserie k∔. “nep∔kati yuit∔awe ts∔”, m∔tiu ‘eri ‘uki yuta ‘in∔ataka,     mat∔ari.

—Pem∔aka ‘∔ni ‘axa∔ta pemita kwika ‘auxuwi mexa tukari tsie, tukari k∔ mana peuti ‘eriet∔ kieri tsie, m∔k∔ ‘auxuwime tuutu pamana pí m∔ ‘auxuwi n∔awari m∔k∔ meri pemeti neini h∔k∔ pemeika yuit∔ani ne nematsi tuamie ‘a kie me matsi ha ‘eriwa ‘aita pehauweme mene ‘erieka peuta kwaiyame.

Katarir∔ mekaku ‘ukiratsi muta parix∔ ‘eká mat∔á ha∔t∔t∔, uki muta nautsax∔ yu kie.

—Kepe ‘ane—me ‘iwawiya ‘∔yaya.

M∔k∔ kare ‘eiya kai, muyuka h∔i yu xa∔ta muka hui muraya ‘at∔ kem∔ tita h∔awix∔ ‘ukiratsi. ‘arike ‘ auxuwi tukari hauti neku ti yuit∔awe kait∔ni, ‘una ri m∔ kwani kekai. ‘uki niyu temawekai t∔ni, tai ‘aurie muti ya mana meu wiwi ‘una muti tsinix∔ ner∔wari tsie,  m∔k∔ t∔t∔ maine kai ta teukari tai mi kwakai.

—Pampariyutsi ne teukari tai pem∔netsi teyutsiwiri k∔ ‘una—m∔pa∔ tiku h∔awet∔ ‘uki—-. Pampariyutsi ‘ek∔ ta kieri tewiyari penetiuti ‘∔k∔t∔a k∔ yuit∔a rika kwikarite ki ‘anuy∔t∔ kaime.

Mat∔ari ‘ix∔arari muti xuawi rix∔ muyu ta hek∔a tax∔ yu waweri ‘a kwet∔ tiuka yuit∔a kwinie tiyu temawet∔ yu ‘amikuma wa hamat∔a. yu nait∔ memu yuku ‘iwawiya kai kieri tiyu ‘∔kit∔a hakewa pureyuti ‘∔kit∔a mex∔ima.

La música mágica del  árbol de viento

Había un hombre wixarika; en el pueblo de xawepa. A quien le gustaba mucho la música del violín, pero no sabía tocarlo. Veía a sus amigos tocarlo y cantar muy bien con la guitarra en las fiestas, sin saber cómo lo hacían. ¿Dónde aprenderían a tocarlo?, pensaba.

Más tarde supo que el árbol del viento (kieri), ensañaba a todos a tocar el violín.

El hombre hizo su violín de madera de madera de nogal blanco y fue donde retoñaba un árbol del viento (kieri). Ahí se quedó toda la noche, se subió a una peña y se durmió. Despertó a media noche; a lo lejos se oía música de violín. Era el árbol del viento (kieri) que le tocaba.

Él supo que así era la enseñanza y se estuvo tranquilo, sin miedo. Al poco rato la música del violín se oía más cerca. Se estaba adormilando, el árbol de kieri lo estaba emborrachando. Veía relampaguear al árbol del viento (kieri) que chisporroteaba como castillos de cohetes. Lo veía en sueños como una mancha bonita que lo miraba, que lo llamaba.

La siguió sin lograr alcanzarla; encontró a otra persona, era un viejito que tocaba el violín.

– Ven conmigo -le invito el viejito -vamos a comer tortillas blancas. Soy de tekata, ahí vivo.

El hombre siguió al viejo; fueron brincando por las piedras a la orilla de la barranca. Llegaron en medio de las peñas, donde crecía el árbol floreando.

-Está muy pintado este árbol -le dijo el viejo-.

Esta es mi casa, corta cinco flores del árbol del viento.

El hombre cortó las flores del kieri pensando: ¿Qué otra cosa puedo hacer?

-Mételas en tu violín para que sepas tocar bien, para que desde lejos se oiga su canto. Te voy a enseñar a enseñar una canción y tú la vas a grabar bien en tu corazón. Cuando estés en tu casa, más tarde, la contarás y la tocarás.

“Pero si no se tocar” pensaba el hombre.

-Yo te voy a enseñar-le dijo el viejo-; con estos cuatro dedos de tu mano izquierda agarra el violín por el cuello y presiona las cuerdas. Con la mano derecha mueve el arco. “No lo puedo tocar”, pensó el hombre al intentarlo por primera vez.

-Tú tienes grabadas en el corazón las canciones que te cante; primero toca solo, durante cinco días; debes hacerlo pensando en el árbol del viento (kieri). Estas cinco flores que cortaste son cinco canciones. Debes bailar y tocar esa música hoy mismo. Luego, yo mismo iré a dejarte a tu casa, pues se están acordando de ti; piensan que ya te desembarcaste, piensan que el jaguar de takusta te comió.

Antes del amanecer el viejito se convirtió en viento frió. El hombre corrió a su casa.

-¿Qué tienes?-le pregunto su esposa.

No contestó. Ayuno y se acostó solo, cumpliendo lo que le había ordenado el viejo. Después de cinco días, ya sabía tocar. Hasta entonces pudo comer sal. Estaba muy tranquilo. Se arrimó al abuelo fuego y echo sal a la lumbre. La sal trono en el fuego y fue así como nuestro abuelo, el fuego, decía que ya se le estaba comiendo.

-Gracias, abuelo fuego, por bendecir la sal-le dijo al hombre a la lumbre-; gracias, árbol del viento (kieri), porque transformándote en persona, me enseñaste a tocar y a cantar canciones bonitas.

En la primera fiesta que hubo, cantó frente a todos con su violín; tocó muy contento con sus amigos y todos se preguntaban: ¿Dónde habrá aprendido a tocar tan pronto?

Relatos huicholes

Wixarika ‘xatsikayari

Dirección General de Culturas Populares

—————-

El mito del Kieri 
 
Wixarika: 
Kieri ti tewa wixarika `ite+rieya maiwet+, `ik+  `ite+rite puku wet+ka nenekate me mukunet+katsie. Kieri waniu tewi mayeika, hikuri mayeika, tatewari mayeika. Hapa+na Kieri hikuri hap+ ti mar+ `akame, `aumieme hipat+ teuteri m+k+ me `ayexeiyat+ wa+ka me te `akumate yat+ni mar+`akate me pa k+ta. hipat+ta me te yuit+awawet+ me pa ya x+r+we. Kieri tutu mauka`uit+akatsie `anam+ waniu ´ukat+. Ke paukuta xeik+a ts+ra+yenitsie ya tutu m+ka hauka `uit+akatsie; `anam+tawaniu ukit+ni. 
 
Español 
Kieri (árbol del viento) es una planta sagrada de los wixaritari. Estas plantas se encuentran en zonas sagradas donde los wixaritari llevan sus ofrendas a sus dioses. Los chamanes dicen que el árbol de viento, Kieri, se convierte en persona, se convierte en peyote y en el abuelo fuego. También los chamanes describen que el árbol de viento tiene los mismos poderes que el peyote. algunas personas se convierten en chamanes y músicos, consagrándose al árbol de viento para que les preste sus conocimientos y sabiduría. Cuando en el árbol del viento retoñen flores, es cuando los wixaritaris dicen que es mujer por sus pétalos amarillos y blancos que retoñan en ella. Cuando el árbol de viento sólo tiene sus hojas vedes retoñándose, es cuando los wixaritari lo describen que es hombre.
 

alasala, la red que teje nuestras salas de lectura

Anuncios

Acerca de alasala

alasala es una plataforma de comunicación creada por usuarios y mediadores de salas de lectura en el estado de Jalisco, con el fin de hacer contacto, intercambiar, enriquecer y evidenciar el trabajo diverso que en cada una se realiza. alasala pone a tu disposición este blog para publicar tus colaboraciones, te invitamos a conocer las secciones: ¡bienvenid@!
Galería | Esta entrada fue publicada en plumas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s