Letras debajo y encima de la tierra

Visita de alasala a MOVILETRAS

Poderoso

Con una falda de cielo  Ma. Tránsito trajo nubes de cuentos y poemas mientras los trenes se desahogaban y volvían a alimentarse de personas. Diestra con el micrófono y atenta a su narración como buena cuentacuentos, capturó minutos e incluso medias-horas de los usuarios del tren ligero, muchos de los cuales se detenían y tomaban libros mientras ella avanzaba en sus lecturas, que finalmente sucumbían ante las historias que compartió.

No faltaron aquellos que preguntaron si los libros estaban a la venta, a lo cual amablemente respondía que se trataba de la sala de lectura MOVILETRAS,  otros quienes estaban interesados en conseguir alguno de los ejemplares en librerías y otros más que se acercaban a preguntar sobre los horarios y actividades.

La imagen era fuerte, mientras la lectura seguía su curso marejadas de personas pasaban al lado de la zona para leer. Tuve  intriga de la impresión de Tránsito sobre realizar esta labor, su respuesta  fue: Es algo poderoso. Ves cómo la gente que viene con prisa al escuchar aunque sea de paso lo que estás leyendo, camina más lento, cambia su ritmo, y sabes que queda al menos una palabra en su cabeza que ya modificó su trayecto.

La mayoría de los cuentos que leyó pertenecen al aservo del Programa Nacional de Salas de Lectura, cuyos ejemplares rotaban de manos de todas las edades. Al terminar la lectura Tránsito fue abordada por usuarios del tren y dijo: “Siempre hace falta tiempo para hablar con todos los que se quedan al final”.

Ma. Tránsito: Lunes 4:00 pm a 6:00 pm, Estación Juárez

Provocador

Al medio día la estación Juárez guarda el ritmo de un hormiguero. Con un flujo constante, pocas son las personas que se detienen a escuchar o a leer, y aunque viajeras,  las miradas que en apariencia se diluyen en la marcha, se concentran buscando de dónde proviene la voz que llena la estación. Angélica y Judith lo saben muy bien, por ello el jugueteo con la imagen es una parte crucial en su participación. Mediante antifaces y bolsas con poesía, además de captar la mirada,  generan una interacción provocadora, donde la bolsa se estremece con vida dentro, o el antifaz convierte a quien lo usa en alguien más, pero ¿en quién?

la bolsa con poesía

pequeño lector en Juárez

 La provocación no se queda solo en la imagen sino en la selección de textos con autores como José Saramago, César Vallejo, Gabriela Aguirre Sánchez, René Morales, entre otros. La invitación además de leer, escuchar o mirar, también extiende el micrófono a que los usuarios lean algo disponible o de su autoría, con una consignas  claras, contundentes y seductoras que hace repensar el ritmo con el que se avanza: Tómese cinco o minutos literarios, Un momento poético en su ajetreada cotidianidad, Recuerda que las salas de lectura son para ti…

Angélica y Judith, Miércoles 11:30 am a 1:30 pm, Estación Juárez

Eso que se oye

El ruido es tan común en la ciudad que pocas veces se percibe hasta qué punto usuarios en de la línea 2habitamos con él. Esto puede hacerse factible si se contrasta el sonido del vagón contra el de un megáfono, que más que un enfrentamiento de voces y crujidos, se torna en un espacio sonoro respetuoso, donde no se combate, sino que se alía y se aprovechan las pausas, los volúmenes del tren y la presencia de los usuarios, para comenzar o interrumpir la lectura de un poema.

Angélica sabe muy bien esto desde abril, fecha en la que se integró al programa de MOVILETRAS, y además de las interrupciones del ruido, ha tenido interrupciones hasta de guardias de seguridad que desconocen el programa o son estrictos con los horarios asignados. Ella lo relata con una sonrisa y reconoce que es más divertido pelear con un desconocido, que con alguien que hasta sus gestos conoces. Con una antología antojolía, como diría Dante Medina, de Poesía Mexicana Moderna por Jorge Cuesta y su megáfono, Angélica recorre el tren desde la Estación Tetlán hasta Periférico Sur, para sorpresa de muchos usuarios y de algunos guardias de seguridad también.

Angélica: Jueves de 3.50 pm a 4:30 pm, Estación Tetlán a Periférico Sur

Relámpagos y tinieblas

El saldo del viernes incluyó niños a punto del llanto, miradas sorprendidas, gritos, espectadores atentos  con cámara en mano,  y transeúntes aminorando la marcha.  Mientras Tláloc hacía de las suyas en la calle, el Nahual se posesionó de la Estación Juárez y durante 45 minutos, para sorpresa de muchos usuarios, provocó todo tipo de reacciones mientras relató leyendas.

El Nahual

La tradición oral, otra forma de contribuir en este festín de literatura de MOVILETRAS, tiene como anfitrión a un personaje mitológico que cada viernes hace llegar a los oídos de los usuarios del Sistema de Tren Eléctrico Urbano leyendas tradicionales de varios estados de la República, de las cuales más de alguna puede haberse escuchado que ocurrió en la colonia, que pasó a gente conocida o que en lugar de una niña se trató de un niño. Esta fascinante multiplicidad de versiones es lo que hace de las leyendas un producto del pueblo en constante renovación, el cual lamentablemente ha ido perdiendo terreno más no vigencia en la cultura mexicana, similar es nuestra disposición a enchilarnos que la de escuchar una historia tenebrosa.

espectadores atentos al leyendero

El Nahual, según tradiciones indígenas como los mayas o mexicas, es un vínculo directo con la naturaleza,  representa al guardián y ser espiritual que todos tenemos, es caracterizado como un animal, del cual se pueden poseer características y habilidades. De este modo, Noé se caracteriza como su nahual y con embestidas inesperadas provoca sonrisas y algunos sustos.

usuarios del tren capturados por las leyendas

Las Leyendas del Nahual: Viernes 7:30 pm a 8:15 pm, Estación Juárez

Viceverso

Con una boca en el pecho, literal y literaria, Judith se arregla el antifaz, se cuelga el bolso que ostenta unos labios y abordamos un vagón en la estación Juárez. La hora es una compresión de cuerpos, donde todos empujan por llegar a una esquina y aunque se intente ser amable, sin espacio todo contacto y lucha por asirse dentro es violenta.

Los primeros poemas que lee no se escapan de apretarse con las personas, el sonido se aprisiona y conforme avanza el tren, se distribuye el sonido como fluyen las personas del vagón.  Jaime Sabines, Francisco Umbral y Luis Mario Vivanco fueron los autores que acompañaron a Judith desde la Estación Juárez a Periférico Sur y viceversa, o debería decir viceverso.

Fue en este regreso a Juárez, cuando el vagón que abordamos dio su atención completa a la lectura, y si he hecho referencia a lo impactante que es percatarse de la variedad de respuestas que ocurren en los trayectos, esta fue de las más impresionantes: niños, adultos y jóvenes, mirando y escuchando o simplemente en silencio mientras los poemas danzaban en el tren. Incluso hubo un pasajero que terminado un verso o haciendo una pausa breve, se quejaba de la lectura, y pedía que Judith se callara o que el trayecto se hiciera más corto; finalmente el pasajero guardó silencio y al llegar a nuestro último destino Judith agradeció la intervención y el usuario aceptando las gracias, asentía cuando ella explicaba que esta interacción era lo que se buscaba: que la gente se apropiara del proyecto. Es algo que nadie pide, refiriéndose a los usuarios del tren y las intervenciones de MOVILETRAS, pero que hace bien y puede hacerse suyo, comenta con esa simpleza nuestra voluntaria. Ella que en las prendas estampa poesía, se quita el antifaz y sale como todos, sin ser como antes de subirse a ese tren.

Judith: Sábado de 1:30 pm a 3:00 pm, Estación Juárez a Periférico Sur

—-°—-

Estas fueron solo algunas de las participaciones que actualmente ocupan las estaciones y vagones de SITEUR, lo mejor de todo fue conocer a los voluntarios y ser partícipe con ellos, pero lo que es aún mejor es que todos podemos degustar de un variado menú moviletresco, y todavía mejor que lo anterior es que el espacio está disponible y puedes también ser parte de MOVILETRAS como voluntario e imaginador, haz contacto con:

Prisca Esponda

mesponda@siteur.gob.mx
Tel.  39 42 57 00, Ext. 51576

Kenia Fuentes

kenia.fuentes@jalisco.gob.mx

alasala, la red que teje nuestras salas de lectura

Anuncios

Acerca de alasala

alasala es una plataforma de comunicación creada por usuarios y mediadores de salas de lectura en el estado de Jalisco, con el fin de hacer contacto, intercambiar, enriquecer y evidenciar el trabajo diverso que en cada una se realiza. alasala pone a tu disposición este blog para publicar tus colaboraciones, te invitamos a conocer las secciones: ¡bienvenid@!
Galería | Esta entrada fue publicada en bitácora semanal y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Letras debajo y encima de la tierra

  1. María Tránsito Cam,pechano Covarrubias dijo:

    Es una maravilla estar participando en este proyecto. Cada día se agregan nuevos usuarios y colaboran o hasta nos esperan y preguntan por nosotros…ayer repartí coplas escritas en trocitos de papel y luego ofrecí el micrófono para que las leyeran: ¡Todos, hasta Prisca y Gerardo leyeron!

    • alasala dijo:

      Tiene muchos corazones, es muy bueno y estamos seguros que crecerá más. Qué gusto que cada vez haya más interés y participación. Las letras drenan el agua estancada del corazón y la cabeza, qué rico que las voces salgan también a los andenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s